ooo GESTION GLOBAL del AGUA ooo



En tiempos pasados, un "bief", ya fuese saetín, arroyo, canalillo, canal, arroyuelo, regato, etc era una obra, màs o menos rústica, que servía a llevar el agua hasta la rueda de paletas y las turbinas de los molinos, de las serrerías y de las fábricas de tejidos, regando, al pasar, campos y praderas. Pero mucho antes , los romanos, ya dominaban el arte del transporte del agua, gracias a sus acueductos basados y construidos según las curvas de nivel. Estas técnicas de otra edad y sin embargo higiénicas y ecológicas, han sido abandonadas demasiado pronto, sin razón, en favor de otras más criticables. Pensàndolo mejor, podrían volver a ser el instrumento principal e indispensable de la Gestion Global del Agua y del Desarrollo Durable.




LOS PROBLEMAS:


Muchas actividades humanas contribuyen a disminuir la parte relativa del agua de infiltración comparada con la que se desliza sobre el suelo y la que se evapora . Cada vez hay màs superficies impermeabilizadas que favorecen el chorreo y agravan los efectos destructivos de las inundaciones. Las talas abusivas de árboles y la agricultura productivista moderna aumentan la erosión del suelo. Al mismo tiempo, para satisfacer las necesidades urbanas y rurales de agua, una sobreexplotación -poco aparente, pero continua- de las capas freàticas modifica el caudal de éstas, sin tener en cuenta su capacidad natural de reconstitución. Ademàs de todo esto, hay que añadir la desecación entera de tierras húmedas por drenaje, para tener un somario de las razones y causas que motivan la insuficiencia de renovación del agua en el subsuelo. Al efecto de invernadero se le acusa como único culpable del cambio del clima. Sin embargo a nosotros nos parece que la sobreexplotación de las capas freàticas en las regiones àridas, sobre todo asociada a talas intensivas, es también responsable del desorden climàtico. La asociación "Les Biefs du Pilat" llama la atención sobre este fenómeno que, por ahora, parece ignorado, tanto por los expertos como por los hombres políticos y propone una solución global. Antes de nada hay que observar con todo detalle las consecuencias de las actividades humanas sobre el ciclo del agua, sobre todo en lo que se refiere a la relación entre los flujos superficiales y los subterràneos. Tambien tiene caracter de urgencia instalar un dispositivo de gestión global del agua capaz, no sólo de corregir los efectos perversos de las actividades humanas, como son las inundaciones y los incendios forestales, sino, también, de crear un método moderno de desarrollo duradero, basado en la explotación de todas las potencialidades del agua, como son su energía potencial renovable o su pureza y su riqueza en oligoelementos capaces de fructificar de manera natural los productos de una agricultura bio. Sin agricultura, ni autopistas, ni aparcamientos, es decir sin impermeabilización artificial del terreno, la sabia naturaleza sabría repartir el agua de manera equilibrada entre infiltración, chorreo y evaporación, dentro de un marco medio-ambiental natural primitivo: el agua que no se ha infiltrado en provecho de las reservas del subsuelo, la que no se ha "transpiro-evaporado" para regular el micro-clima, es decir el excedente, se escurre en la superficie formando los cursos de agua que no son, ni màs ni menos que desagües naturales. El ciclo subterràneo del agua tiene una estrecha relación con el clima. Es evidente que la lluvia renueva las capas freàticas al infiltrarse, sobre todo, a través del terreno restringido de las zonas húmedas permanentes. En cambio de lo cual, no lo olvidemos, la temperatura y la humedad del subsuelo y su manto vegetal, cuando existe, influyen en la atmósfera y, por lo tanto, en el clima. Al restituir en la atmósfera una parte importante del agua recibida, la "evapotranspiración" de las plantas mantiene la temperatura y la humedad necesarias para conservar el ecosistema de la vida. La actividad del hombre en general y la agricultura intensiva en particular, han reducido la vegetación y, peor todavía, zonas enteras naturalmente húmedas se han desecado por drenaje, convirtiendo así los cenagales en prados y praderas. En otras regiones se ha intensificado la vegetación, extrayendo por bombeo el agua de la capa freàtica, para remediar a la falta de lluvia. Impermeabilización, drenaje y bombeo dan como resultado la disminución de terrenos pantanosos, interfaz primordial entre el subsuelo y la atmósfera en el ciclo del agua. Al disminuir la parte de la infiltración en favor del chorreo, el riesgo de inundación aumenta, incluso sin saturación de la capa freàtica. El problema màs urgente es por tanto el de proteger y reconstituir la capa freàtica.


SOLUCIONES:

Para contrarrestar estos fenómenos de alteración del ciclo del agua y, sobre todo al déficit bruto de agua infiltrada, "BDP" propone reactivar y adaptar los conductos rústicos aquíferos existentes ya sean acequias, arroyos, canalillos, arroyuelos, riachuelos, saetines, regatos . Saetín, bief en francés, son acequias, màs bien rústicas, que la mano del hombre ha completado, y que serpentean a través del campo, siguiendo las líneas de nivel. En otra época alimentaban los molinos para producir energía hidràulica, pero servian también para regar los pastos comunales o privados (La Mesta, en Castilla; el Tribunal de las Aguas, en Valencia, etc). El agua que se escapaba por el fondo del conducto a lo largo de su trayecto se consideraba perdida. Con la agricultura moderna, en gran parte industrializada, los biefs han sido abandonados pero la necesidad de una gestión global del agua podría conducirnos a reconsiderar esta manera anticuada de distribuir el agua como una técnica llena de promesas en el futuro aprovechando el defecto del pasado. Los escapes acuíferos mal vistos antaño se convierten en la principal ventaja, dentro del cuadro biotópico actual. Al recuperar al agua que desborda de las vías naturales, los biefs la devuelven al suelo a lo largo de su recorrido. Este "almacenaje dinàmico profundo" ayuda a: - reconstituir la capa freàtica, - preservar los recursos acuíferos, - evitar o retrasar los desbordamientos, - mejorar la calidad del agua gracias al filtrado y a las reacciones quimicas inducidas por el nuevo biótopo. De esta manera el agua almacenada en el subsuelo durante los periodos húmedos es devuelta naturalmente, en provecho de los cursos de agua, durante los periodos secos, contribuyendo así eficazmente a la defensa del nivel de estiaje. Ademàs por qué no tentar de recuperar la excelente agua procedente de las alturas de las cuencas vertientes y aprovechar estos excedentes de agua dulce en vez de dejarlos perderse, torrecialmente, aguas abajo, propagando la polución y haciendo desbordar los rios. En efecto, los Biefs pueden tener un papel activo para dominar las arroyadas y limitar crecidas e inundaciones gracias a sus albercas y depósitos tampones, de regulación y de almacenaje, existentes a lo largo del trayecto o al final del Bief. Este agua almacenada durante los periodos de lluvias abundantes sera reutilizada en los periodos secos para hacer funcionar los Biefs en aguas abajo y servirà también para la producción hidroeléctrica. El sistema es beneficioso para todo el mundo. El agua potable de las ciudades vendría directamente de las montañas y no de rios o embalses màs o menos contaminados. En el campo, la Agricultura dispondría en abundancia de mejor agua, propicia para un regadío sin abono químico. Esta mejora del medio ambiente con sus incidencias benéficas sobre la fauna y la flora, fomentarà la caza, la pesca, el turismo (verde), cuyo coste serà disminuido, y darà nueva vida al mundo rural. La red de Biefs permite sobreponer en el conjunto del territorio y en el paisaje un denso mallado de reparto y de infiltración del agua cuyo resultado sería no sólo el de reparar los efectos perversos del pasado sino ser un motor de prosperidad y fomento de nuevas actividades. A largo plazo y a gran escala, la energía hidràulica alcanzaría de nuevo su antigua importancia y entraría en el pelotón de energías potenciales renovables, como son la eólica o la solar. Siendo el desecamiento de las capas freàticas alrededor de las zonas desérticas el motor del avance de éstas, se puede imaginar que la inversa es verdad y que si se introducen millones de metros cúbicos en los profondores del subsuelo, éstos constituirían una reserva térmica capaz de repartir mejor la pluviosidad, empezando, en primer lugar por atenuar las diferencias, en espera de poder modificar el clima de forma duradera… Hay que devolver a la naturaleza esa capacidad de frenar el agua de arroyada aumentando su infiltración. Para ello la asociación (ONG) "LES BIEFS DU PILAT" ha puesto a punto y ensayado en el Parque Regional del Pilat (Francia) su método de Gestion Global del Agua, cuyo elemento bàsico es la red de "BIEFS" que permite el reparto y la infiltración del agua por todo el territorio recorrido, desde su nacimiento en lo alto de la cuenca hasta su término o desembocadura.


Retour page d'accueil Retour à l'accueil

© All reserved rights 1999 The Biefs of the Pilat